IMS en el D.F

En Teatro Metropolitan

Luego de la gran apertura que The Wookies aportó a la audiencia, la gente se pone de pie para recibir al Instituto Mexicano del Sonido. Con las personas preparadas para mover los pies, se escucha: "Let's get ready to rumble!", para presentar así a los oriundos de Coyoacán quienes, acompañados de imágenes coloridas, daban inicio a su presentación.

"Y esto es una fiesta", exclamó Camilo Lara, abriendo el show con ‘Cumbia’, un tema perfecto para calentar motores. Lara, con su tradicional bombín y una falda escocesa muy llamativa, celebró con su público diciendo: "Estos son mis mejores 3 mil amigos"

Con ‘Especulando’ presentó la primera canción de su nuevo material, "Político", para luego tocar ‘El Jefe’, que con la ayuda de caricaturas de varios presidentes mexicanos y luchadores capturó la atención de su público.

La celebración continuó y Camilo Lara invitó al escenario a Alan Ortiz, de Vicente Gayo!, para acompañarlos en el micrófono, mientras que en la pantalla se mostraban imágenes que parecían ser sacadas de un libro de texto de historia, totalmente adecuadas para la temática de la presentación.

El ritmo no paraba y esto era posible gracias a que los bajos retumbaban sin parar entre el edificio y los cuerpos danzantes, mientras las luces adornaban el espectáculo.

Con un sample de ‘Hey Mickey’ comienzó ‘Alocatel’, que no tardó en prender al público. "No saben lo emocionante que es tocar en el Metropólitan después de cuatro discos", dijo Camilo con nostalgia, al tiempo que contó una historia sobre desamores y luego comenzó a tocar ‘Hiedra Venenosa’.

Llegó el tiempo de presentar a la banda y Camilo hizo especial enfoque en Alejandro Rosso (Plastilina Mosh) en los teclados y en Sergio Mendoza (Sergio Mendoza Orchestra) en el saxofón. El ambiente es perfecto ahora para darle lugar a uno de los hits más famosos del conjunto: ‘Yo digo baila’, que inyectó en exceso la euforia que el público pedía a gritos. Ahora el teatro se había convertido en una fiesta y el show llegó a su mejor momento.

Camilo recordó el disco "Piñata" y llamó a Teodoro, de Liquits, a la batería, para empezar ‘Micrófono’, pieza que la gente recibió con enorme gusto, mientras presidentes pasados e imágenes políticas volvían a desfilar en la pantalla. "El micrófono se ha vuelto un arma de moda" mezclado con "Pachucos, Cholos y Chundos", de Café Tacvba, fue una combinación ideal.

IMS se despidió, esperando ver al público de nuevo pero éste no esperó a que sus integrantes desaparecieran del escenario, comenzando a gritar, no el tradicional "¡otra!", sino que se unió en un grito más emocional: "¡México!", lo que hizo volver a la banda de inmediato para el encore.
En esta parte del concierto sonó ‘México’, el primer sencillo del nuevo material, donde los gritos se adhirieron en perfecto cierre. Sin embargo, las sorpresas no se acabarían ahí, pues la banda hizo un cover a ‘Amigo’, de Roberto Carlos, donde el saxofón se volvió protagónico y la gente participó coreando el clásico.

El concierto terminó con ‘Escríbeme Pronto’, un clásico para cantar y bailar por varios minutos. De este modo, el IMS se despidió feliz del Metropólitan y los asistentes de igual manera salieron a la calle con una sonrisa, sintiendo aún la adrenalina que los músicos les regalaron este viernes.

Texto: Carlos Rodríguez
Fotos: Chino Lemus, cortesía OCESA

Copyright © Sentido Común, Warp Magazine S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.