Jack White en París

En Olympia - París

Jack White Olympia París 3 de Julio 2012 La vida no es más que un abanico de colores, en distintas gamas y con distintos brillos. En rojo y blanco fueron concebidos, The White Stripes; verde y negro, The Raconteurs, después, una profunda oscuridad marca a The Dead Weather y por último (sin querer decir que esto es el final), ha llegado el BLUES con lo grande de toda la palabra. Los pasados 2 y 3 de julio uno de los músicos más emblemáticos de los pasados 15 años, llegó a una de las salas más importantes de Europa y la más importante de París. Este recinto ha tenido sobre su escenario a The Doors, The Rolling Stones y The Beatles entre muchos otros. El Olympia recibió con un sold-out, ambos días, a Jack White con su esperado proyecto solista. Como lo comentó en una entrevista anterior para WARP, se lanzaron los dados y el primer día tocaron con él, The Buzzardos, la banda masculina que lo acompaña a lo largo de este tour; y nosotros tuvimos la oportunidad de acompañarlo el segundo día y último en la ciudad de las luces y el placer de verlo tocar un setlist totalmente diferente con su banda femenina.
A las 6:30 pm se abrieron las puertas y la gente no podía esperar más para entrar. En punto de las 8:00 pm, comenzaron a sonar las potentes voces de las suecas, First Aid Kit, quienes a lado de su baterista agradecieron a Jack White por ser su productor y por supuesto por llevarlas a parte de la gira con él.


El público francés se mostró respetuoso y entusiasta con el grupo sin embargo el cambio fue radical cuando rayando las 9:10 de la noche la energética banda de chicas de White se acomodó a lado de los instrumentos y unos segundos después entre el grito ensordecedor de la gente el músico salió tomando la primer guitarra de la noche, aquella azul cielo la cual acompaña los trajes y las luces del show, abriendo con un track de The White Stripes y uno de sus favoritos ‘Dead Leaves and the Dirty Ground’, en seguida y con muchísimo poder sonó ‘Sixteen Saltines’, segundo sencillo del nuevo material. Esta canción encendió tanto al público que el lugar vibraba de arriba abajo tanto que era difícil mantenerse de pie en el área de Orquesta.

La siguiente y que hizo que la gente entrará totalmente en el mood de White, fue ‘Love Interruption’ la cual cantó a lado de la intérprete que lo acompaña en la gira. Con esto demostró que el blues está más vivo que nunca y que cada vez se puede hacer mejor.


A lo largo del concierto el músico habló poco pero siempre agradeciendo estar ahí tocando esa noche. Que la gente cantará absolutamente todas las canciones, que los franceses al fin creyeran en el aire acondicionado y por supuesto la belleza de las mujeres locales. El evento fue un derroche de talento entre la banda y Jack White quien tocó más de cuatro guitarras diferentes, el piano y por que no la guitarra y el piano a la vez.

Como buen líder se mostró pendiente de cada uno de los instrumentos e integrantes de la banda y por supuesto los dirigió en todo momento. Con un concierto de aproximadamente dos horas y más de 20 canciones, el virtuoso músico no dejó afuera a ninguna de sus grupos. Tocando varias canciones de The White Stripes, dos de The Raconteurs y una de The Dead Weather, todas con un sonido muy diferente del que conocíamos, pero siempre con su esencia.
‘Steady as She Goes’ y ‘My Doorbell’ fueron dos de las más coreadas. El escenario parecía derretirse mientras cantaba ‘I'm Slowly Turning Into You’, con sus agudos al máximo.


Y uno de los momentos más emocionantes de la noche fue cuando tomó la Kay Hollowbody Archtop, aquella guitarra emblemática de 1950, con la cual los verdaderos fans sabíamos que terminaría, ya que es con esta con la que toca la canción que lo llevó a la fama con su primer banda y con la cual tenía y debía de cerrar el concierto. Una vez más el Olympia tembló con ‘Seven Nation Army’, mientras Jack White se despedía de una noche mágica en París.

Texto y fotos: Samantha López para WARP.

 

Copyright © Sentido Común, Warp Magazine S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.